Exposición destinada a conmemorar los doscientos años de la llegada del primer circo a Buenos Aires, el circo inglés de William & Mary Southby, en 1819. Exposición de documentos, fotografías y objetos relativos, a la historia del circo en Buenos Aires, pertenecientes al patrimonio del INET.

200 AÑOS DE CIRCO EN BUENOS AIRES

Llegada del circo moderno a Buenos Aires

El circo ha tenido una presencia incesante en Buenos Aires a lo largo de su historia. Se inició a partir de la llegada del circo moderno europeo de la mano de las compañías extranjeras, que trajeron al país el modelo de circo inglés creado por Philip Astley a finales del siglo XVIII. La primera compañía circense que visitó Buenos Aires fue la de William & Mary Southby en 1919, a la que le siguieron otras de origen inglés, italiano y norteamericano. Esta presencia de compañías de circo extranjeras tuvo como consecuencia la posterior formación de las primeras compañías locales.

Las primeras compañías nacionales de circo

En 1836 se creó la primera compañía de circo nacional, la Compañía de Volatines Hijos del país, que se presentaba con el nombre de Circo Olímpico. En 1845 esta compañía se dividió y un segundo grupo inauguró el circo Volatín de la Alameda. El aporte original de estos primeros circos de carácter nacional fue la inclusión de actos de canto, música o baile propios de nuestra cultura, combinados con números ecuestres o gimnásticos, o ubicados como epílogos de pantomimas. En 1842 se incorporó a las representaciones de los circos la segunda parte, en la cual se representaba una comedia o un sainete.

El circo criollo

Aunque siguió primando las visitas de compañías extranjeras, se fueron sumando otras compañías criollas, como la Compañía Ecuestre y Gimnástica de Alejandro Loande en 1859, el Circo Pavón en 1862 y el Circo Ecuestre y Gimnástico Calle San Juan en 1865. Esto permitió la evolución del circo local, dado que estas compañías incluían elementos de la cultura criolla.

En 1859 se presentó la primera pantomima gauchesca El gaucho porteño, antecedente de la versión en pantomima de Juan Moreira. de Eduardo Gutiérrez. Este estreno, llevado a cabo por Pepe Podestá en el circo de los Hnos. Carlo, fue un punto de inflexión: marcó el comienzo de una nueva etapa, el surgimiento del modelo de circo criollo, así como una significativa evolución para el teatro nacional, dando origen al teatro gauchesco, al estrenarse en 1886 la versión teatral de Juan Moreira de Gutierrez-Podestá, dando origen al teatro gauchesco.

La modalidad criolla: circo de primera y segunda parte

A partir del éxito de la versión teatral de Juan Moreira, muchos circos adoptaron esta modalidad de añadir en la segunda parte una representación de teatro gauchesco, lo que confirió una peculiaridad al circo criollo, que lo diferenció del circo moderno europeo.

Las principales compañías fueron la de los Hermanos Podestá y Alejandro Scotti y la del forzudo italiano Pablo Raffeto.

Esta modalidad propia fue evolucionando y continuó y pervivió en los circos que se presentaron en Buenos Aires y que recorrieron el interior del país en forma trashumante hasta la década del 70. Tuvo una fuerte vinculación con el radioteatro, compartiendo obras y actores.

Continuidad del circo moderno

El modelo de circo moderno inglés siguió presente en forma paralela, en especial en el circo de Frank Brown, clown inglés que se presentó primero en Buenos Aires formando parte de otras compañías, hasta que formó la suya propia y se instaló en Buenos Aires entre 1893 y 1924, junto a la famosa ecuýere (acróbata ecuestre) Rosita de la Plata.

Durante todo el siglo XX se produjo una continua presencia del circo tradicional por la presentación de compañías extranjeras. Dentro de éstas, se destaca el circo Sarrasani, de origen alemán, que se presentó en Buenos Aires en 1924 y 1935. Disuelto al finalizar la Segunda Guerra Mundial, se reinauguró en Buenos Aires en 1948,cuando fue nombrado por el gobierno peronista como el “Circo Nacional Argentino”. El circo Sarrasani regresó de 1970 a 1972, presentándose en el verano en una carpa en Mar del Plata, en vacaciones de invierno en Buenos Aires y el resto del año en giras por el interior del país. También se destacó la extensa presencia del Circo de Moscú, que trajo a Buenos Aires el modelo de circo soviético. Se presentó anualmente entre 1966 y 1996 en el Luna Park, en 1997 en su propia carpa y en 1998 en un teatro, con un “circo de escenario”.

El Nuevo Circo

A partir de la recuperación democrática en 1983, el circo en Buenos Aires comenzó una nueva etapa, caracterizada por su revalorización en el campo cultural porteño, por el aumento de su difusión, su práctica y su enseñanza, así como por su fusión con otras artes, como el teatro y la danza, con quienes compartió procedimientos y artistas, lo que permitió la llegada y el surgimiento del Nuevo Circo. Dentro del teatro emergente de la década del ‘80, algunos grupos y espectáculos se caracterizaron en particular por recuperar elementos circenses y por su cercanía con el circo: La Banda de la Risa, Los Macocos y El Clú del Claun.

La formación del artista de circo a partir de la década del 80

La posibilidad de desarrollo del Nuevo Circo fue consecuencia del surgimiento de la formación del artista de circo, más allá del ámbito de las familias y compañías de circo tradicional. La formación en circo comenzó en la década del 80 con talleres aislados de una disciplina, entre los que se destacan los talleres de clown dictados por Cristina Moreira y de acrobacia de Osvaldo Bermúdez. Estos talleres se difundieron y aumentaron tanto en cantidad como en variedad de disciplinas abordadas y continúan en aumento hasta la actualidad.

La formación en circo se consolidó con la creación de instituciones que abordan diferentes técnicas circenses. La iniciadora de la formación en circo en nuestra ciudad fue la Escuela de Circo Criollo fundada por los hermanos Jorge y Oscar Videla en 1982, pionera y antecedente de las siguientes escuelas que fueron surgiendo, y responsable de la formación de toda una primera generación de artistas de circo. Posteriormente, la enseñanza del circo fue incrementándose en nuestra ciudad con el surgimiento de nuevas escuelas de circo, siendo las más relevantes: la Escuela de Circo “La Arena” (1994), fundada por Gerardo Hochman; el Circo Social del Sur (1988), fundado por Mariana Rúfolo y Pablo Holgado; la Escuela de Circo “El Coreto” (2000), creada por Gabriela Ricardes y Mario Pérez; REDES; Club de Circo (2004), dirigida por Mariana Paz y Roxana Rodríguez, Club de Trapecistas Estrellas del Centenario (2005) dirigida por Mariana Sánchez.

El Nuevo Circo en los 90

Durante la década de 90 surgieron nuevos artistas, compañías, instituciones, espacios y espectáculos pertenecientes al Nuevo Circo. Este está caracterizado por la fusión del circo con el teatro y la danza, tanto a nivel espectacular como a nivel de los circuitos y salas en que se presentan.

Dentro del Nuevo Circo se destacó el grupo La Trup y su primer espectáculo, Emociones simples, estrenado en 1993 en el Teatro Regina. Este grupo fue el primero que se concibió a sí mismo como perteneciente al Nuevo Circo, y así fue reconocido por la crítica especializada de la época.

El Nuevo Circo en el siglo XXI

Las presentaciones a partir del 2006 del Cirque du Soleil, verdadero modelo del Nuevo Circo, sumadas a las presentaciones de otras compañías. han acercado al público porteño a esta nueva modalidad de hacer circo y han provocado un cambio estético en el público de circo, introduciendo una nueva concepción y una nueva mirada sobre el fenómeno circense.

La legitimación del circo en la política cultural pública y su consideración a la par de las otras artes escénicas se concretó a partir de 2009, con la creación de dos carreras universitarias nacionales dedicadas al circo en la UNTREF y la UNSAM, así como con la creación del Polo Circo y de las ocho ediciones del Festival de Circo de Buenos Aires, llevadas a cabo por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desde el 2009 al 2016, con un gran caudal de público.

Luego de esta discontinuidad por parte del estado, surgieron iniciativas privadas, como el FICI, Festival Internacional de Circo Independiente.

Cuándo

A partir del 2 Nov. 2019
Hasta el 30 Set. 2020

Dónde

Instituto Nacional de Estudios de Teatro

Av. Córdoba 1199 Ciudad Autónoma de Buenos Aires