Pasar al contenido principal
Instituto Nacional de Estudios de Teatro

Pericón Nacional. Un nitrato argentino

Se trata de un film de los primeros tiempos de la historia del cine argentino, podríamos caracterizarlo como documental en un amplio sentido no sólo, por el contenido de las imágenes conservadas filmadas en planos generales, que representan escenas al aire libre donde un grupo de bailarines y actores danzan el Pericón Nacional.

En 1889 se incorpora la danza El Pericón en reemplazo del gato, al final de las puestas en escena de Juan Moreira, que continúa representando la compañía Podestá-Scotti, dado su éxito luego será nombrada la danza nacional argentina.
La Compañía Hermanos Podestá permaneció en el Teatro Apolo desde el 6 de abril de 1901 hasta el 15 de diciembre de 1908. Según la investigación realizada en la Biblioteca del ENERC y a los colaboradores que allí se desempeñan pude recabar que en a un año de inaugurado el teatro Apolo por la Compañía, en 1902, se filma el Pericón Nacional por Alberto Martínez; podría tratarse de un registro para promocionar la labor y el nuevo lugar que la compañía pasaría a ocupar en la comunidad y el espectáculo de la ciudad de Buenos Aires permitiéndoles una gran visibilidad y reconocimiento.
Características del cine silente
El cine silente es aquel que no cuenta con sonido sincronizado y consiste únicamente en imágenes, a veces acompañadas por música en directo nos dice Altman R.( 2007). La calidad de estas películas, y sobre todo las de los años 1920, era extremadamente alta.
El cine mudo era filmado en rollos de 35 mm, la mayoría de las películas mudas se filmó a velocidades más lentas que las películas con sonido (normalmente de 16 a 20 fotogramas por segundo frente a 24. No obstante, algunas películas mudas fueron filmadas a menor velocidad de manera intencional-
En los inicios del cine mudo el plano que predomina es el plano general por el peso del cinematógrafo.
Características de la materialidad
El nitrato de celulosa es un material plástico inestable y auto inflamable que fue sintetizado en 1845, y, no fue sino hasta 1872 que se comenzó a comercializar gracias a las mejoras que la industria introduce para lograr estabilizarlo, moldearlo y producirlo.
Transformado en una lámina translúcida el principal uso fue en las industrias del cine y la fotografía. George Eastman lo introduce como soporte para material fotográfico 1889 y posteriormente en una alianza con Thomas Edison lo desarrollan para el Kinetoscopio. En 1870 se lo registra con el nombre de “celuloide”.
El celuloide es altamente inflamable, difícil y costoso de producir al mismo tiempo hacen al soporte químicamente inestable, por lo que, la descomposición química del nitrato de celulosa puede iniciarse desde su fabricación y no necesita de factores externos para activarse.
RESCATE DE MATERIAL FÍLMICO
Estado de conservación
Con el objetivo no sólo de preservar el acervo audiovisual del Instituto de Estudio de Teatro, sino también, con la intención de recuperar las imágenes que pudieran ser únicas y preservarlas con una actualización de formatos, se intervino el rollo de nitrato con los conceptos de la conservación preventiva para lo cual fue indispensable la previa estabilización del material. Se trata de un único rollo de 140m en su estuche original.
Caja. Durante muchos años, las cajas utilizadas se construían con láminas de cartón encolado o con chapa metálica plegada y soldada o conformada por estampación. En general, las cajas de cartón fueron desplazadas por el incremento de longitud de los rollos. El rollo de nitrato se encontraba guardado en una caja de cartón dentro de un mueble metálico. En el caso podemos observar que la caja o contendor en la que se encontraba el nitrato de Pericón Nacional es la original, así como las etiquetas y sus inscripciones. Escritas a mano con pluma y tinta. La tinta se presenta deslucida, con pérdida de saturación, lo que nos da indicios de su antigüedad.
Soporte. Se puede apreciar que el soporte plástico presentaba pegaduras de calor que unen un tramo a otro, este tipo de pegaduras son las más antiguas por su grosor y por la tecnología con que se hicieron. La forma y el tamaño de las perforaciones conocieron numerosas variantes ( Del Amo, A. 2006) cada fabricante –y en muchos casos cada laboratorio– perforaba las películas con sus propias máquinas. Las formas de las perforaciones del nitrato que nos ocupa nos indican que estas eran de los primeros diseños que se desarrollaron al comienzo de la fabricación de los soportes para películas, el inicialmente introducido por Pathé, rectangular y los con dos lados cortos curvos.
La ausencia de marcas marginales en la zona de las perforaciones es una característica que se presentaba en los primeros rollos del inicio del cine antes de normalizar las marcas comerciales. Otro caracterización que se observa, es el ancho del área de imagen que ocupa casi toda la el ancho entre perforaciones, esto se conoce como “ventanilla muda o de abertura total”.
No se encontraron subtítulos o carteles para aclarar la situación a los espectadores o para mostrar conversaciones, como así tampoco uno para el título en pantalla anunciado lo que se vería. El titulo Pericón Nacional si esta presente en las etiquetas de la caja donde fue conservada durante más de 100 años.
El control de acidez realizado a través de las tiras especialmente desarrolladas para el índice de pH en los films nos revela que se encuentra en la fase 1 de degradación, es decir ha comenzado el deterioro del rollo ocasionando pérdida de color, desvanecimiento de la imagen y degradación de las características físicas del material como la contracción. Entre más avance la degradación es más complicada la intervención y estabilización del rollo para su restauración.
Citando a la FIAF Del Amo nos dice (2006) en su clasificación de las 5 etapas de degradación:
La Fase 1. Degradación iniciada. En esta etapa el rollo se ve aparentemente bien, pero hay una ligera disminución del pH y se puede sentir un poco húmedo al tacto.
Inspección y restauración física. Se procedió a la limpieza del material, se unieron aquellos fotogramas rasgados, y en los casos en que fue posible y necesario se reemplazaron las perforaciones. Se colocaron leaders al comienzo y final del rollo. El cambio de un nuevo contenedor con materiales apto conservación se produjo tanto para el rollo como para su caja original. Actualmente, se lo ubico en área del archivo Documental junto a otros documentos audiovisuales. Todos los procesos e registraron y documentaron fotográficamente.
Conclusión. Las películas de la primera mitad del siglo XX se filmaron en rollos de película de celuloide, que era inestable, altamente inflamable y requería de una conservación cuidadosa para evitar que se descompusiera con el tiempo. Aunque la mayoría de estas películas se quemó o fue destruida, se han recuperado muchas de ellas este es el caso del Pericón Nacional que ha cumplido 117 años y espera poder ser digitalizado próximamente, para difundir este material tan valioso de nuestra cultura.
La conservación de películas debería ser una prioridad y una política de estado para la preservación del patrimonio cinematográfico de Argentina.
Bibliografía
Altman R. (2007). Silent Film Sound. Film and Culture. Columbia University Press.
Sadoul, George (1982). Historia del cine mundial (Sexta edición)
Del Amo García, Alfonso. (2006). Clasificar para preservar. Cineteca Nacional de México.
Reporte realizado por Laura Gómez-Conservadora para el INET